Experiencia española en modelo de Economía social se extiende a Latinoamérica

La Economía Social prioriza al ser humano en igualdad de condiciones.España es considerada como una de las naciones del mundo con más camino recorrido en la Economía social. Su experiencia en el modelo que opera basado en la primacía del ser humano y el bien social por encima del capital, la ha llevado a extenderse en redes por América Latina para promover la solidaridad en función del desarrollo local y la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres.

   


 

La experiencia española fue ampliamente analizada en la videoconferencia "Economía social; economía laboral y redes", organizada por la Cátedra Cooperativas y Asociativas, de la Escuela de Ciencias de la Administración de la Universidad Estatal a Distancia (UNED). El éxito del país ibérico fue expuesto por Francisco Moreno Navajas, vicepresidente de la Confederación de Entidades para la Economía Social de Andalucía (CEPES-A), y José Ariza Reyes, director de la Fundación Escuela Andaluza de la Economía Social (CEPES-A).

 


 

Bajo el concepto de Economía social, CEPES-A es una organización empresarial intersectorial creada en 1993 que aglutina organizaciones (federaciones, asociaciones, fundaciones) de empresas de Economía Social y empresarios autónomos de la Comunidad Autónoma Andaluza.

 


 

Su vicepresidente acotó que CEPES-A cuenta con una oficina en Costa Rica, desde la cual desarrollan proyectos para América Central y el Caribe. El objetivo que les sostiene desde 1992 es fomentar y defender la Economía Social y los movimientos y sectores que la integran e influir en la constitución de políticas públicas y en la legislación tanto a nivel estatal como internacional.

 


 

En Andalucía, el sector de la economía social ha creado más de 13 mil empresas, ha generado más de 90 mil empleos directos y ha dado la oportunidad a más de 350 mil personas a optar por el autoempleo. Actualmente, el sector representa 13% del Producto Interior Bruto de Andalucía, de acuerdo con datos de CEPES-A.

 


 

“La Confederación ha mirado a América Latina como un espacio cultural y político con un vínculo especial en Andalucía y España. Así como Andalucía recibió de la solidaridad y el apoyo europeo, teníamos que empezar a transferir a la región el conocimiento acerca del conjunto de beneficios de la economía social. Tenemos ocho años de trabajo en el continente; los primeros años estuvieron enfocados hacia las cooperativas de Centroamérica y Caribe, con una sede en Costa Rica”, dijo Moreno Navajas.

 


 

El área de acción de CEPES-A es amplia. Para emprender su gestión se ha asociado a la Confederación Empresarial Española de Economía Social (CEPES) y la Fundación Iberoamericana de Economía Social (FUNDIBES), entre otras organizaciones del sector.

 


 

Por ejemplo, CEPES coordina desde el 2001 la RED Euro Mediterránea de la Economía social que se propone fortalecer este tejido empresarial en la Cuenca Mediterránea. Países como Italia, Francia, Portugal, España, Túnez y Marruecos conforman la red y, próximamente, se unirá Argelia.

 


 

Para América Latina CEPES enfoca las acciones de fortalecimiento de la Economía social mediante FUNDIBES, que permite potenciar los efectos del modelo en el desarrollo y cohesión de los países iberoamericanos.

 


 

FUNDIBES, con sede en Madrid, se ocupa de favorecer la creación de un espacio común iberoamericano de la Economía social, con la vista puesta en los procesos de cooperación al desarrollo de aquellos países. Se propone realzar el papel de la Economía social como agente de desarrollo regional, de integración económica, inclusión, cohesión social e inserción internacional competitiva, favoreciendo el progreso de las sociedades iberoamericanas y de las personas que las componen

 


 

En la videoconferencia, moderada por Federico Li Bonilla, encargado de la Cátedra de la UNED, Ariza Reyes se refirió al origen de la Escuela Andaluza de la Economía Social, que surge como una iniciativa de CEPES, para dar capacitación a organizaciones; pequeñas y medianas empresas, cooperativas o entidades afines.

 


 

“A ellas las empoderamos para que sepan ganar espacios en lo político y generar instrumentos afines a su desarrollo. Es la Escuela la que intenta atender a esas empresas y a esos jóvenes emprendedores para que pongan en marcha el proyecto colectivo y tengan éxito”, aseveró.

 


 

En Costa Rica, las cooperativas representan el 30% del PIB. Esta cifra evidencia el crecimiento del sector en  los últimos años. Desde 1968 hasta la fecha, el sector se ha fortalecido de movimientos sociales, de 700 mil asociados al sistema cooperativo y 500 mil al modelo solidarista, de acuerdo con Francisco Morales Hernández, empresario independiente, exdiputado y exministro de Trabajo y Seguridad Social.

 


 

En el orden usual, Francisco Morales Hernández, Francisco Moreno Navajas y Federico Li Bonilla.A juicio de Morales Hernández, el país requiere de una mejor vinculación de la academia para transferir más conocimientos a los emprendedores del sector. Además, necesita un proyecto político nacional encaminado a fortalecer a la Economía social y crear un marco regulatorio sobre las operaciones de las empresas involucradas.

 


 

Por ejemplo en España, el 29 de marzo del 2011 fue aprobada una ley que configura la Economía social y legitima el reconocimiento, visibilidad y desarrollo del sector, tanto dentro del propio Estado como de la Unión Europea (UE). El exministro costarricense cree fundamental crear sinergias políticas que deriven en la creación de la normativa.

 


 

La importancia de fortalecer el sector en el país es justificada por Morales Hernández por tres principios presentes en la Economía laboral. “Esta economía privilegia la supremacía del valor ético del trabajo sobre la tecnología, la gerencia y el capital; privilegia el acceso de los trabajadores a la propiedad y privilegia las aspiraciones de alcanzar una sociedad de propietarios en vez de proletarios” agregó.

 


 

En esa misma línea de pensamiento se expresó Eduardo Castillo Arguedas, director de la ECA, quien acotó que “nuestra gente tiene que crecer y desarrollarse a través de economías sociales donde se promueven las cooperativas y formemos empresarios solidarios. En ese sentido, la Escuela de Ciencias de la Administración da un aporte importante”.

 


 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}