Rectores defienden presupuesto para la educación superior para 2018

Por Karol Ramírez Chinchilla.

Rectores de las universidades públicas adscritas al Consejo Nacional de Rectores (CONARE) participaron en una audiencia ante la Comisión de Asuntos Hacendarios de la Asamblea Legislativa, para defender el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), en el marco de las discusiones parlamentarias de la Ley de Presupuesto Ordinario de la República para el ejercicio 2018.

La comparecencia se realizó el pasado jueves en la Asamblea Legislativa, en la sesión extraordinaria número 33, que analiza actualmente el expediente 20.506 de la Ley de presupuesto para el próximo año. Para ello, estaban presentes los diputados Paulina Ramírez, quien preside; Rolando González, Jorge Rodríguez, Marcela Guerrero, Rosibel Ramos, Javier Cambonero y José Ramírez.

Asimismo, por parte de las universidades participaron el presidente del CONARE y rector de la Universidad Estatal a Distancia (UNED), Luis Guillermo Carpio Malavasi; el rector del Tecnológico de Costa Rica (TEC), Julio Calvo Alvarado; el rector de la Universidad Nacional (UNA), Alberto Salom Echeverría; el rector de la Universidad Técnica Nacional (UTN), Marcelo Prieto Jiménez, y el vicerrector de Administración de la Universidad de Costa Rica (UCR), Carlos Araya Leandro.

Los rectores respondieron cada una de las preguntas formuladas por los diputados miembros de la comisión y defendieron la necesidad de que el presupuesto destinado a la educación superior estatal no sufra modificaciones que afecten el quehacer universitario ni los proyectos y acciones que desarrolla cada institución a nivel nacional.

Carpio Malavasi, en su calidad de presidente del CONARE, inició la exposición de las razones por las cuales el presupuesto destinado a las universidades debía mantenerse en un 3.7%, que fue el monto acordado con el Ejecutivo.

“Estamos conscientes de que el aporte que pueda dar el Estado en este momento a las Universidades es limitado y bajo una compleja realidad macroeconómica. Aceptamos ese monto en convenio con el Gobierno sin perder de vista de la obligación del Estado de atender además de la educación otros sectores sociales que representan poblaciones vulnerables y que requieren atención prioritaria”. Sin embargo, fueron muy enfáticos de que las Universidades necesitan mantener el presupuesto para poder desarrollar las acciones sustantivas sin afectación a las becas y beneficios estudiantiles, acotó.

“Esperamos que la condición fiscal del país cambie y con ello, retomar la búsqueda del 8% del P.I.B. para la educación costarricense y de éste 1.5% para las Universidades. En este momento, comprendemos las razones que nos han llevado a recibir este año un presupuesto limitado, pero la educación no tiene que estar mendingando, ni buscando espacios para demostrar la importancia que tiene en la sociedad”, aseguró el rector de la UNED.

Carpio Malavasi habló de la necesidad de que el avance hacia una Reforma Fiscal, siempre y cuando sea progresiva y paguen los que tienen que pagar. En este tema puso a disposición la experiencia académica de las universidades públicas para apoyar un proceso de análisis y debate.

Por su parte, el diputado José Ramírez hizo una reflexión sobre la importancia de defender la educación superior pública más allá de las ideologías políticas que profesen los estudiantes universitarios, pues parte de las discusiones generadas por los compañeros de la comisión legislativa versaron sobre las manifestaciones estudiantiles en cada negociación del FEES y las acciones políticas de jóvenes universitarios.

El diputado Jorge Rodríguez Araya comentó en declaraciones a Acontecer que más allá de reclamar a las universidades por los comportamientos de los estudiantes en manifestaciones públicas, lo que verdaderamente le interesa a la comisión es determinar si los recursos disponibles les permiten a las instituciones de educación superior sostener sus actividades académicas con normalidad.

Para Rodríguez Araya, esta sesión extraordinaria reviste gran importancia pues, dijo, permite tener claridad sobre la situación financiera de las universidades y conocer sus necesidades para tomar la mejor decisión, sin afectar las operaciones básicas ni afectar a la población costarricense que ve en la educación superior pública el camino para cumplir sus metas académicas.

“Quiero felicitarlos por el trabajo que hacen, esta Costa Rica no se nos está escapando de las manos gracias al trabajo que ustedes hacen en las aulas universitarias. Lo más importante es invertir en educación, ojalá podamos nosotros colaborar para que el gobierno asigne todos los recursos que ustedes necesitan, no es fácil darle a Costa Rica lo que requiere pero estamos en a mejor disposición de colaborar”, agregó.