Taxatón en La Sabana refuerza su compromiso en la ciencia ciudadana

Por Karol Ramírez Chinchilla

En una nueva jornada, científicos costarricenses y extranjeros lograron obtener información precisa para identificar las especies presentes en el Parque Metropolitano La Sabana, esta vez en época lluviosa. El fin de semana, la UNED lideró la segunda Taxatón, con la participación de académicos, estudiantes y expertos en diferentes disciplinas.

El conteo inició el sábado por la mañana y se extendió hasta pasado mediodía del domingo. Aunque aún no se tiene el dato exacto del conteo de las especies, pues algunas de ellas requieren identificación directa en muestras de laboratorio, la jornada fue considerada como como exitosa por el impacto que genera en materia de conservación ambiental y en la participación de nuevos actores.

La Taxatón fue liderada una vez más por el Proyecto Huella Verde-UNED, en alianza con la Comisión de Rearborización del Parque Metropolitano La Sabana, Scotiabank y el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (ICODER), así como con el apoyo de la Red Estudiantil de Restauración Ecológica de la UNED, y del Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas de la Universidad Nacional (IRET-UNA), con el químico ambiental Clemens Ruepert.

Apoyaron la iniciativa el Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR) y de la Escuela de Geografía, de la Universidad de Costa Rica (UCR); la Universidad Técnica Nacional (UTN) y especialistas independientes, entre otros.

Para Mery Ocampo Araya, investigadora y coordinadora del Proyecto Huella Verde-UNED, uno de los grandes resultados del conteo recae en el interés que ha despertado la Taxatón en académicos e instituciones afines, “demostrando que la misión se cumple y va más allá de lo esperado con esta valiosa participación y articulación estudiantil”.

Este año, durante la sesión de trabajo, fueron desarrolladas las actividades académicas en la asignatura de Vida Silvestre de la carrera de Manejo de Recursos Naturales (MARENA), con 14 estudiantes que participaron activamente en las acciones realizadas por especialistas en diferentes áreas.

“Fue muy didáctico para los estudiantes y representó un aporte valioso al trabajo de campo, pues pudieron participar con especialistas en diferentes actividades. Como proyecto, la Taxatón va creciendo no solo en el interés que se genera en la población, sino en estudiantes y en especialistas que quieren participar en cada convocatoria”, agregó.

En este sentido, la experiencia adquirida por estudiantes de la carrera de MARENA, adscrita a la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales (ECEN), fue valorada como una gran oportunidad para intercambiar información que aporte a su crecimiento profesional y fortalezca los procesos académicos que realizan actualmente.

En el caso de Carlos Chaves Ramírez, estudiante de MARENA, su participación en la Taxatón representó una oportunidad para avanzar en su proyecto de tesis sobre la caracterización biofísica del lago artificial del Parque Metropolitano La Sabana.

“En mi tesis planteo desarrollar una propuesta de rehabilitación eco-sistémica del lago. Por lo cual, me propongo objetivos específicos como identificar las fuentes de contaminación y alteración de los componentes biofísicos, realizar un diagnóstico del estado físico-químico mediante indicadores de la calidad de agua y proponer técnicas de implementación para la rehabilitación ecología o eco-sistémica del lago”, comenta.

Así las cosas, Carlos logró este fin de semana obtener información valiosa para avanzar en su proyecto de investigación, con la ventaja de poder interactuar con especialistas en el campo que, en el sitio, compartieron conocimientos interesantes para su proceso académico.

A juicio de Lizette Brenes Bonilla, “la Taxatón permite conocer la evolución del proceso de restauración ecológica que se promueve en el Parque Metropolitano La Sabana. Sembrar árboles nativos para aumentar la diversidad de especies y medir diferentes variables para mejorar la calidad del ecosistema”.

“Es necesaria la medición periódica y se si realiza de firma participativa, se convierte en ciencia ciudadana. Esto significa aprendizaje, salud, armonía y sostenibilidad para todos. Destaco el liderazgo de la UNED, en especial de la líder Mery Ocampo, los compañeros de la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales (ECEN) y divulgación científica”, manifestó.

El grupo investigador espera en los próximos días compartir el resultado final del conteo, una vez hayan sido superadas las pruebas de rigor en laboratorio.