Investigación evalúa factores ecológicos que afectan vida silvestre

En Bosque de Prusia, San Carlos y Carara
Estudio se realiza en hábitats naturales y alterados

Se estudia flora, mamíferos, aves, insectos y arácnidos

El investigador Francisco Durán examina a un roedor de los encontrados en Prusia¿Sabe usted cuál es la condición de vida silvestre en áreas alteradas y áreas silvestres en una zona como San Carlos?

 

 


Para responder la interrogante la Vicerrectoría de Investigación de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) ha conformado un proyecto con las demás universidades públicas del país.

La labor científica también se lleva a cabo en el Bosque de Prusia y el Parque Nacional Carara.
En el estudio, que es coordinado por la bióloga María Isabel Di Mare, se compara la condición corporal, física, y sanitaria (agentes infecciosos y parasitarios) de aves y mamíferos silvestres (roedores, coyotes y tepezcuintles, por ejemplo), al igual que artrópodos (insectos y arácnidos) en diferentes tipos de ecosistemas naturales y alterados.

La UNED, que lidera el estudio, participa estudiando la población de roedores en Prusia y de tepezcuintles en el Parque Nacional Carara. En el caso de San Carlos, la alteración se debe a fincas que se encuentran bajo control forestal.

En conjunto, los investigadores de las cuatro instituciones de educación superior analizan la abundancia, la distribución y la diversidad de especies animales, además de plantas y flores, a fin de determinar la calidad de esos lugares.
En el caso de Cartago, después de la erupción del volcán Irazú, ocurrida en 1963, una zona de Prusia había quedado sin vegetación. Luego se reforestó con árboles de rápido crecimiento como pino, ciprés, eucalipto (especies exóticas) y jaúl (especie nativa de Costa Rica).

“Dado que Prusia está en este momento dentro de un Parque Nacional, uno de los principales objetivos es determinar si hay elementos técnicos suficientes para hacer una restauración de hábitat y que las áreas donde hay vegetación exótica sean remplazadas gradualmente por vegetación natural”, afirmó Di Mare.

La científica destacó que de Prusia existía poca información biológica, dado que previamente no se habían realizado inventarios faunísticos Hay novedades respecto de especies para esa área. Por ejemplo, zorras grises, pizotes, armadillos, puerco espines y cinco especies de roedores, de los cuales también se ha estudiado su distribución.

En los bosques naturales y los bosques bajo control forestal en San Carlos, se han encontrado 71 especies de aves. Se están determinando sus características poblacionales como morfometría (forma y medidas), peso, sexo y edad, y se están detectando parásitos y agentes infecciosos.

Para obtener datos, los especialistas han utilizado muestras de heces, cámaras ocultas, trampas y redes, desde luego sin lesionar a ningún animal. A los pájaros se les introduce un hisopo dentro del pico para encontrar bacterias; en los mamíferos se detectan virus o parásitos. Todos los hallazgos son enviados al laboratorio para su evaluación.

En Carara se estudia la abundancia relativa del tepezcuintle, un roedor muy apetecido y que está expuesto a los cazadores furtivos en esa región. Los científicos están evaluando las huellas, los comedores y las cuevas de esos pequeños mamíferos y las condiciones de la población en cuanto a la disponibilidad de fuentes de agua y frutas, y el nivel de humedad de su hábitat.  

De manera general, en los tres sitios, la meta es poder identificar diferencias en la salud de animales en las áreas naturales y en las áreas alteradas. Las enfermedades en áreas silvestres han sido poco estudiadas en Costa Rica; es relevante, por ejemplo, conocer las posibilidades de contagio entre animales y personas, y viceversa. Esperamos que la investigación aporte nueva información”, explicó Di Mare.

Otras investigaciones biológicas en curso son un estudio multidisciplinario sobre los monos silvestres de Costa Rica (estudios epidemiológicos, genéticos, etológicos, poblacionales y de hábitat), así como un diagnóstico molecular de agentes infecciosos en garrapatas y animales reservorios.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}