Académicos nicas y ticos se reunieron para consensuar proyecto

La zona trasfronteriza con Nicaragua es una de las más deprimidas social y económicamente.  Foto tomada de conexiones.com.ni Recientemente, universitarios nicaragüenses y costarricenses realizaron la primera reunión de académicos, cuyo resultado fue la elaboración de un borrador de proyecto trasfronterizo binacional que procura fortalecer diferentes iniciativas que están desarrollando las universidades en las regiones.

    

Los participantes nicaragüenses son funcionarios de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, León (UNAN-León), la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, Managua (UNAN-Managua), la Universidad Nacional Agraria (UNA), y los costarricenses del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC), la Universidad Nacional (UNA) y la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

  

En dicho encuentro, la UNED estuvo representada por Wagner Peña, funcionario de la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales (ECEN), y Mauricio Estrada, administrador del Centro Universitario de San Carlos.

  

Peña comentó que el encuentro se realizó gracias a la iniciativa de la Comisión de Gestión Académica (CGA) del Doctorado en Ciencias Naturales para el Desarrollo de las tres universidades costarricenses que decidieron ir más allá de lo académico y propiciar el desarrollo de la zona fronteriza entre los dos países.

  

"Llevamos [al encuentro] una propuesta borrador y ellos tenían otra propuesta. Tomamos ambos documentos y consensuar las ideas. En las próximas semanas vendrá el grupo de Nicaragua para terminar el diseño y establecer la propuesta en firme. Entonces, se firmaría una declaratoria de compromiso", comentó Peña.

  

El documento emanado de la reunión propone como estrategia de desarrollo para los pueblos transfronterizos de Nicaragua y Costa Rica, inicialmente, identificar las capacidades locales y luego fortalecer el desarrollo económico local con un enfoque socioeconómico, tecnológico y ambiental. Asimismo, pretenden reactivar la economía familiar, dar oportunidades de superación y fortalecer las capacidades en los municipios mediante la capacitación, la gestión y el desarrollo de proyectos productivos, con componente de investigación para el desarrollo local.

  

"Tenemos identificados algunos lugares como Argendora, Guatuso y Los Chiles, donde ya están trabajando las universidades costarricenses. Entonces, la idea es que los homólogos de Nicaragua repliquen ese esfuerzo allá en sus comunidades y a la inversa", comentó el académico.

  

Adicionalmente, el documento versa: "las universidades deben jugar un papel decisorio en el desarrollo de los territorios transfronterizos, es un compromiso binacional serio y justo, en el sentido que estas serán facilitadoras y conductoras estratégicas del proceso de desarrollo y el espacio de cooperación entre los pueblos hermanos".

  

Esas instituciones educativas se han propuesto trabajar de manera conjunta en lo que han denominado el Programa Interuniversitario para el Desarrollo Sostenible Transfronterizo de Nicaragua y Costa Rica, el cual se basa en la solidaridad y la justicia social. Su fin es facilitar el desarrollo económico justo de pequeñas y medianas empresas; la protección del patrimonio natural y cultural; la cohesión social y territorial fronteriza; la gobernabilidad democrática y potenciar el desarrollo humano a través de la gestión emprendedora local.

  

Con el lema de "construyamos puentes y no paredes", las universidades están apostando a la investigación académica, la transferencia de los conocimientos y de las tecnología apropiada para los pueblos transfronterizos.

  

Para lograr los objetivos propuestos, pretenden obtener recursos financieros de agencias de cooperación nacionales e internacionales  para lograr un mayor impacto en la dicha zona.

 

  

 

Cabe destacar que dicha declaratoria se redactó tomando en cuenta, la Declaración de Rectores del Consejo Nacional de Universidades de Nicaragua (CNU) y del Consejo Nacional de Rectores de Costa Rica (CONARE), denominada por el Diálogo, la Paz y la Integración, firmada en noviembre del 2010.

  

Los académicos signatarios establecieron que mediante este vínculo reafirmaron su compromiso de aunar esfuerzos para contribuir a la transformación sostenible de la zona de desarrollo, basada en una cultura de paz, compartiendo cultura, conocimientos,  saberes, tecnologías, necesidades y aspiraciones, según ellos, en congruencia con el rol que les corresponde desempeñar en la sociedad.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}