Analizan percepciones de costarricenses, alemanes y surcoreanos ante enfermedades cerebro vasculares

Investigación fue realizada por la UNED, dos universidades de Alemania y una de Corea del Sur

  

El estudio fue publicado en la prestigiosa revista Psychology and Health

  

Las enfermedades cerebro vasculares son una de las principales causas de muerte en el mundo.Una reciente investigación señaló la necesidad de modificar las percepciones "falsamente optimistas" de habitantes de Costa Rica, Alemania y Corea del Sur frente a sus riesgos personales en relación con la posibilidad de contraer enfermedades cardio y cerebro vasculares (ECV), una de las principales causas de muerte en el mundo.

    

El estudio fue realizado por un equipo de profesionales de la Universidad Estatal a Distancia (UNED), las universidades alemanas Freie Universitaet Berlin y Konstanz Universitaet, y la Universidad de Corea del Sur. En sus conclusiones, la investigación es enfática al señalar la urgencia de motivar a las personas de los tres países a cambiar su forma de asumir los peligros de enfermedad y fomentar la adopción y mantenimiento de comportamientos preventivos como actividad física, dieta saludable y el no consumo de alcohol y/o cigarrillos.

  

"Risk perception across age and countries: becoming more vulnerable but still being Invincible" (Percepción de riesgo según país y edad: Progresivamente vulnerables pero creyéndonos aún invencibles) es el título de la investigación desarrollada con una muestra de más de 1650 participantes. La UNED estuvo representada por el catedrático Benicio Gutiérrez-Doña, de la Vicerrectoría de Investigación. Él trabajó en conjunto con sus colegas Britta Renner, Synko Kwon y Ralf Schwarzer.

  

A juicio de Gutiérrez-Doña, a pesar de que las personas se saben más propensas y más vulnerables a las enfermedades con el aumento de la edad, se perciben invencibles en comparación con los otros. El patrón que se cumple es: "a pesar de que yo envejezca, los demás siempre tendrán más peligros que yo", una situación que se presenta como un verdadero reto para los programas de prevención de las ECV.

  

En los tres países de la investigación, las ECV son la principal causa de muerte, anota el equipo investigador, al agregar que "el problema radica en que si una persona envejece y se percibe en menor peligro que sus iguales, esta persona no tomará las medidas preventivas ni las precauciones que deben tomarse con el aumento de la edad para prevenir las ECV, puesto que pensará que ella misma está en menos peligro".

  

Gutiérrez‐Doña acotó que numerosos estudios demuestran que los occidentales "tenemos la tendencia a percibirnos en menor riesgo de desarrollar enfermedades si nos comparamos con nuestros iguales (es decir, con personas promedio con nuestro mismo sexo y edad). Por el contrario, las sociedades asiáticas parecen ser menos propensas a este fenómeno de distorsión perceptiva. En nuestro estudio se retoma este debate tomando en consideración las diferencias entre tres culturas (Alemania, Costa Rica y Corea del Sur) y las diferentes según grupos de edad. El aporte nuevo de nuestro trabajo fue comparar tres culturas distintas a través de su desarrollo etario".

  

La investigación examinó si existían cambios en la percepción del riesgo individual y el riesgo comparado de desarrollar las (ECV a través de los tres países mencionados. Los resultados indicaron que los occidentales (alemanes y costarricenses) tienen características similares porque perciben mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardio- y cerebro-vasculares en los demás que en ellos mismos; por su parte, los asiáticos (coreanos del sur) presentaron la misma tendencia pero menos marcada.

  

Al comparar a los tres países por grupo de edad (30- a 50+ años de edad), los participantes mostraron un patrón de incremento progresivo en el riesgo percibido de los otros en comparación con el riesgo percibido personal. Es decir, si bien a mayor edad la persona se vuelve más consciente de sus propios riesgos de desarrollar las ECV, al ser comparada con sus iguales, percibe mucho más riesgo en los demás que en sí misma.

  

"Estos mecanismos de percepción de invulnerabilidad tienen que ser más y mejor investigados puesto que la adopción de comportamientos preventivos se ve muy influida por el riesgo percibido personal. El problema radica en que si una persona envejece y se percibe en menor peligro que sus iguales, no tomará las medidas preventivas ni las precauciones que deben tomarse con el aumento de la edad para prevenir las ECV, puesto que pensará que ella misma está en menos peligro", concluyó el investigador.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}