CICDE invitó a conversar acerca de: “La monstrificación como estrategia política en las elecciones 2014 en Costa Rica”

De izquierda a derecha (Mario Zúñiga, Dennis Arias Mora, Luis Paulino Vargas y Anabelle Contreras).El Centro de Investigación en Cultura y Desarrollo (CICDE) y la Vicerrectoría de Investigación de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) llevaron a cabo la mesa redonda "La monstrificación como estrategia política en las elecciones 2014 en Costa Rica". Para discutir acerca de esa temática el CICDE invitó como conferencistas a Dennis Arias Mora, Anabelle Contreras Castro y a Mario Zúñiga Núñez.

 

Antes de que los panelistas inicien con sus exposiciones, Luis Paulino Vargas, director del CICDE dijo que la actividad tuvo como fin, analizar y discutir de manera profunda los elementos ideológicos y fundamentos socioculturales que se acentuaron en lo que popularmente ha sido tipificado como "la campaña del miedo".

 

"Hemos presenciado en momentos muy recientes, particularmente las semanas previas a las elecciones del 2 de febrero, una campaña electoral que tuvo sus particularidades; una campaña atípica si la comparamos con campañas electorales anteriores. Y la atipicidad de esa campaña estuvo en que un partido y un candidato de izquierda, que aparecieron con posibilidades por lo menos de pasar a una segunda ronda fueron monstrificados", expresó Vargas.

 

"Es decir, fueron señalados como una amenaza, que ponía en riesgo el empleo, la economía, la prosperidad del país y que también tenía serías implicaciones en el ámbito moral, principalmente en relación con la familia, con temas vinculados a la moral religiosa dominante como el aborto, las uniones entre parejas del mismo sexo, incluso el mal llamado matrimonio homosexual, y eso dio lugar a una campaña política que asumió matices inusuales. Ese ese sentido, es que hemos invitado a personas que nos van a hablar acerca de la monstrificación política, espero que sea de mucho provecho para todos", manifestó Vargas.

 

Dennis Arias Mora, profesor en la Escuela de Historia de la Universidad de Costa Rica (UCR) expuso el tema "El monstruo de la historia: Sobre las criaturas del discurso político. Un diablo en el campanario. En uno de sus cuentos de humor y sátira, Edgar Allan Poe hablaba de la villa holandesa Vondervotteimittiss, ubicada en un valle perfectamente circular, con una arquitectura, habitantes, animales y costumbres tan pintorescos que lo más importante era los relojes, los repollos y observar el gran reloj del pueblo, instalado en la torre del campanario del Consejo local. Tres resoluciones regían la vida del lugar: ´es incorrecto alterar el bueno y antiguo curso de las cosas´, ´no hay nada tolerable fuera de Vondervotteimittiss´, y ´estamos ligados a nuestros relojes y repollos´".

 

"Es decir, nada bueno puede venir del otro lado de las colinas; por eso, más allá de sus cimas la población nunca se ha aventurado. Un día se avizoró un objeto extraño por el borde oriental, un ´diminuto hombre de aspecto extranjero´ que profanó la rutina de contar cada una de las doce campanadas al mediodía; subido el ´pequeño canalla´ en el campanario, sonó una decimotercera campanada que alteró la paz cronológica, llevando al narrador a convocar a todos los ´amantes de la hora correcta´ a restaurar ´el antiguo orden de cosas´ ´echando a ese pequeño sujeto del campanario´. Es difícil no tomarme de forma personal el cuento; su narrador apelaba a una ´rígida imparcialidad´ en su aspiración al ´título de historiador´, y el modo de construir y cazar monstruos recuerda sin duda este valle central. De eso precisamente hablamos esta tarde".

 

"Puntualizo con esto algunas interrogantes en relación con la reciente y enervante coyuntura electoral: 1) el monstruo como metáfora forma parte del lenguaje político que construye al enemigo: ¿estuvimos en estas elecciones frente a un viejo o nuevo monstruo? 2) La monstrificación no siempre desencadena la hostilidad que lleva a la aniquilación; ¿cuán efectiva o creíble fue esta campaña? 3) No hay una predilección ideológica en los usos de monstrificación; ¿estamos frente a un Dennis Arias Mora, el monstruo de la historia UNED, cambio en la composición y formas expresivas de la izquierda?", agregó Arias Mora.

 

"4) Las campañas del referéndum 2007 y las elecciones 2014 parecen revivir estrategias de la guerra fría y del primer anticomunismo; ¿no hay novedad de fondo en el discurso neoliberal sobre los usos monstruosos? 5) La monstruosidad es también una vivencia cotidiana, donde lo familiar y lo político se afectan mutuamente; ¿tiene razón Jeffrey J. Cohen al afirmar que, pese a lo que se dice, la monstrificación no es una obsesión por la diferencia sino, más bien, por la falta de diferencia? En ese caso, ¿cuán amplia es ahora la izquierda? ¿Qué ha sido de la orfandad política producida por el monstruoso rechazo familiar? Muchas gracias por escuchar lo que sólo pueden ser preguntas de alguien que mira su esfinge por la ventana", finalizó el expositor.

 

Por su parte, Anabelle Contreras, profesora e investigadora en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional y Premio Nacional Aquileo J. Echeverría 2013, agradeció a los organizadores de la actividad por brindarle la oportunidad de debatir acerca de un tema que ha provocado controversia nacional y que ha llevado a la campaña electoral costarricenses a escenarios no tradicionales.

 

Contreras realizó su intervención mediante imágenes ilustrativas, con las que fue explicando el tema "la monstrificación como estrategia política": "Quisiera iniciar mi intervención diciendo que, cualquier acto de monstrificación debe verse dentro de un proceso de larga duración, ya que son más de quinientos años de producción de imágenes y bestiarios que le sucedieron a la conquista".

 

"Con ello, no hablo del oficio de prefigurar y pasar a imágenes seres extraordinarios, fantásticos co-habitantes o venidos de mundos paralelos, sino del ejercicio de monstrificar a personas construidas como ´otras´ y temer la posible contaminación... En este caso me voy a referir a algunos procedimientos que se llevaron a cabo durante la reciente campaña electoral, acompañado de imágenes ilustrativas, específicamente a las dos principales figuras del Frente Amplio, José María Villalta y Patricia Mora, y de cómo estas respectivas monstrificaciones se corresponden entre sí", manifestó Contreras.

 

"Primero que todo, es importante señalar que el proceso de monstrificación tiene las mismas características que la construcción de cualquier ídolo, es decir, se toma una figura y se le atribuyen cualidades extraordinarias, unas ciertas y otras verosímiles, eso sí, todas exageradas, que responden a los socialmente instituido por un régimen que dicta el límite entre lo normal y lo anormal. Estas características son tomadas de un sustrato que, de acuerdo con la razón local, es el patrón capitalista-neoliberal, patriarcal, católico, y heteronormativo, por mencionar solo cuatro que hoy más nos importan, con sus respectivos resultados: anticomunismo, machismo, moral católica y homofobia. Otro aspecto fundamental son los medios de comunicación pues herramientas como Facebbok principalmente fueron utilizadas para demeritar a Villalta y Mora", expresó la expositora.

 

"Un ejemplo de ello es el método que utilizaron. El método comparativo, pues se comparó a ambas figuras con los monstruos homólogos del contitente: Hugo Chávez, Daniel Ortega, Rosario Murillo, Evo Morales y Fidel Castro, sin dejar de lado detalles de alguna de sus políticas como anticipación de la desgracia venidera en caso de que ganara Villalta. Asimismo, al mejor estilo guerra fría, se actualizaron viejas imágenes de la inconformidad de la revolución rusa, activándose así temores y métodos pretéritos pues el anticomunismo, tanto como este tipo de amenazas tienen más de 50 años en nuestros procesos electorales", agregó Contreras.

 

"En otras imágenes, se infantiliza a feminiza a Villalta... Lo contrario ocurre con Patricia Mora, la masculinizan, presentándola como una mujer marimacha, que pretende usurpar puestos destinados a hombres... Como ya señalé anteriormente, la monstrificación de la que estamos hablando se mezcló de muy vieja data, repitiendo cosas como si el paso de las décadas y siglos no modificara nada. Las imágenes de la guerra fría y las proporcionadas por la iglesia católica están aún vigentes.", añadió.

 

"Sin embargo, veo un componente nuevo como motor de muchas acciones de monstrificación de esta campaña como las imágenes, la injurias, las dudas, los miedos, los planes de gobierno y las acusaciones, las decisiones de voto, lo cual han obedecido a una disputa que se viene dando en nuestro país. En ese sentido, lo que ha estado en disputa en estas elecciones no ha sido solamente cuál partido debe gobernar sino que se trata de una querella por el cuerpo mismo de los y las costarricenses, y las leyes que lo deben modelar, vigilar, gobernar y castigar", culminó Contreras.

 

Finalmente, Mario Zúñiga Núñez, funcionario del Programa Agenda Joven de la UNED y profesor Escuela de Antropología de la UCR, expuso el tema "Monstruos: su función social", el especialista se refirió a la imagen monstruosa; la funcionalidad de los monstruos en sociedades occidentales (comunistas, migrantes, mujeres, jóvenes), la utilidad política de los monstruos y el tema de los monstruos como imágenes invertidas (fetichizadas).

 

"En esta campaña electoral hemos sido testigos de la instrumentalización de la violencia simbólica; ataques constantes desde diferentes flancos (monstruosos o no); y la importancia del debate y las redes sociales. Todos estos elementos han hecho que la campaña del miedo tome el gran protagonismo que nos tiene hoy reunidos", expresó Zúñiga Núñez.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

{jcomments on}