Instituto de género promueve el dialogo alrededor de la criminalización de la pobreza para las mujeres

Por Isabel Vargas Valladares

A nivel latinoamericano se da cada vez más una participación femenina en las redes internacionales de tráfico de estupefacientes, razón por la cual el Instituto de Estudios de Género (IEG) de la Universidad Estatal a Distancia (UNED), y la Fundación de Justicia y Género y el Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del delito (ILANUD), propiciaron un espacio de reflexión en torno a este tema.

La actividad “Criminalización de la pobreza para las mujeres”, se transmitió por videoconferencia y contó con la exposición de la abogada y criminóloga Argentina, Mirta López González; la cual destacó que la población que se encuentra recluida en las cárceles federales de ese país está compuesta en un 48% de mujeres extranjeras, donde la mujer ha sido seleccionada por el sistema para ser la transportadora, llamada comúnmente “la mula”, que introduce drogas a las cárceles o bien que la lleva de un país a otro.

Según López González, en el caso de los delitos por drogas y según diferentes estudios, se han dejado en evidencia que los puestos más bajos en este tipo de criminalidad lo tienen las mujeres. Y muchas se ven involucradas en este tipo de delitos por cuatro causas principales, “por voluntad propia, al ser sometidas por su pareja o bien por incitarlas a ser sus cómplices en el delito, o que las mujeres de bajos recursos lo vean como única forma de supervivencia”, acotó la experta.

La expositora destacó el hecho de que cuando una mujer es encarcelada se enfrenta con una doble sanción por la ley, por el delito que cometió y por la sociedad patriarcal.

Se deben tomar en cuenta los abusos y los efectos nocivos que se presentan el traslado de la pena que se les impuso a la mujer y a la familia, por lo que es necesario que se dé una propuesta sistemática y progresiva sobre la nueva interpretación del derecho penal, específicamente en el caso de Argentina.

“Sería una nueva forma de interpretar e integrar el derecho penal, por ejemplo la culpabilidad por vulnerabilidad y en ese sentido es posible aplicarlo frente al reproche penal, una respuesta que eximiría de pena, desde este punto de vista”, expresó la abogada y criminóloga.

La especialista dejo en evidencia la necesidad de abordar el tema de la criminalización de la pobreza para las mujeres desde dos perspectivas, por un lado la prisión preventiva, o sea la mujer durante el proceso, y por el otro lado el momento de ser juzgadas, sus responsabilidades desde la perspectiva de género.

Los asistentes a la actividad, mostraron su interés en que se sigan dando diálogos en relación a este tema, ya que sin duda abre una posibilidad de que posteriormente sean replicados en cada uno de los países latinoamericanos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

{jcomments on}