Desafíos de la libertad de expresión en Internet se analizaron en la UNED

“Hay que tener claro que los derechos no cambian, ya sea fuera o dentro de la red”, Monserrat Solano, defensora de los Habitantes

Por: Renzo Kcuno Aimituma

La Comisión sobre Libertad de Expresión del CONARE y el Programa de Libertad de Expresión, Derecho a la Información y Opinión Pública (PROLEDI) de la UCR llevaron a cabo la mesa redonda: “Desafíos de la libertad de expresión en Internet”.

La actividad tuvo como panelistas a Monserrat Solano, defensora de los Habitantes y a Sebastián Fournier, funcionario de Onda UNED de la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

Respecto a este tema, cabe destacar que de acuerdo con el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Para los panelistas, la libertad de expresión en Internet permite el libre debate en asuntos de interés general, el cual facilita la implementación de garantías democráticas. Asimismo, señalaron que en Internet, la vulneración de este derecho se manifiesta principalmente de tres maneras: la prohibición de acceso a Internet, la censura, y el bloqueo de sitios o contenidos.

“Hay que tener claro que los derechos no cambian, ya sea fuera o dentro de la red. En Costa Rica no se permite la censura previa y en eso, nuestra Convención Americana es más amplia que en otros países... Lo que no debemos confundir es la censura con las limitaciones o regulaciones, pues estos últimos son dirigidos principalmente para la protección de niños y niñas”, expresó Monserrat Salas.

“Hoy, la Internet plantea retos y debemos saber canalizarlas. Esta herramienta es neutra, no es mala ni buena, sino que todo depende cómo se utiliza... En este momento se hacen esfuerzos importantes para que la Internet sea de acceso universal y que todas las personas puedan participar de manera equitativa, por eso es que debemos seguir buscando escenarios de diálogo para acabar con esa brecha digital que existe actualmente”, concluyó la Defensora de los Habitantes.

Para profundizar el tema de la libertad de expresión en Internet, Acontecer entrevistó a Sebastián Fournier, funcionario de Onda UNED.

1._ ¿Cómo define libertad de expresión en Internet?

Tal como lo expresó también Doña Monserrat, la libertad de expresión es la misma en todas partes.

Internet es una tecnología que como tal debería considerarse “neutra”. Es decir, internet como tal no promueve o limita la libertad de expresión, más sí la forma en que es utilizado. En teoría, Internet debería promover la libertad de expresión al permitir a cualquier persona publicar lo que quiera sin ninguna restricción. Pero hay varias limitantes que restringen que esto se cumpla: La primera es que no todos tienen acceso a Internet ni saben usarlo.

Pero allí no acaba la historia, quien sí tiene acceso a internet también está a merced de grandes generadores de contenido que son quienes al final tienden a establecer la agenda de qué se discute y qué no en internet. Son entonces los grandes medios de comunicación, cada vez más concentrados, quienes a la postre definen qué se discute en redes sociales.

2._ Desde su perspectiva ¿Cuál es la situación actual en Costa Rica?

Costa Rica es un país que posee una situación ventajosa en cuanto a acceso a la información versus el resto de América Latina. Datos de la CEPAL dan cuenta de que Costa Rica posee casi un 80% de cobertura de internet móvil entre sus habitantes versus un limitado 10% de acceso a internet fijo. Pero esto se ha dado en el marco de un mercado de telefonía celular en el que el cobro de la velocidad se ha dado por ancho de banda, no por descarga. Eso ha permitido que sea muy barato para la población tener internet en el celular. Pero si cambian las condiciones y en Costa Rica se implementa el cobro por descarga propuesto por la SUTEL, es muy probable que esta realidad cambie drásticamente.

Al mismo tiempo, acceso a Internet no necesariamente refleja más información. Los medios más consultados en Internet en Costa Rica como CRHoy, Teletica o La Nación mantienen aún una agenda en extremo conservadora y es claro su vínculo con las élites empresariales del país. No por casualidad directivos de estas tres empresas de comunicación aparecieron involucrados en las publicaciones de los papeles de panamá recientemente junto a otros miembros del sector empresarial del país.

Igualmente, los constantes cierres de medios de información como Radio Reloj, ADN, Canal 9, Canal 44 o Noticias Radio América aunado a despidos masivos de comunicadores en Grupo Nación o REPRETEL garantizan que cada día más notas están siendo procesadas y publicadas por menos profesionales de la comunicación. Esto hace que cada vez la información que llega al público sea menos revisada y tienda a enfocarse en titulares más sensacionalistas para ser “viralizada”. Esto desemboca en una seria banalización y tergiversación en las noticias que poco aporta a la democracia y limita seriamente el ejercicio de una ciudadanía responsable.

3._ Usted mencionó que uno de los problemas serios es la concentración de proveedores ¿Cómo afecta este tema a los usuarios?

La transnacionalización de los medios de comunicación se ha agravado fuertemente con las nuevas tecnologías. Empresas como Facebook, Google, Twitter o Netflix súbitamente se han convertido en actores globales que distribuyen información por todo el globo. Las decisiones editoriales que estas empresas puedan tomar en cuanto a qué informaciones publican o no y a cómo funcionan los algoritmos que ordenan los resultados que todos buscamos pueden sin duda influenciar fácilmente a audiencias globales. Esta influencia se da mientras estados como el nuestro, países pequeños, podemos hacer poco o nada para tener injerencia sobre estas decisiones editoriales.

Tras las elecciones estadounidenses, Facebook se ha visto ante fuertes presiones para “filtrar” sus contenidos para “evitar que noticias falsas se divulguen por la red”. La gran pregunta es, ¿cómo definirá Facebook qué es o no falso? ¿Tendrán esos criterios un trasfondo ideológico o político? Estas decisiones podrán fácilmente afectar la forma en que se informe el mundo y están siendo tomadas por una pequeña élite de personas en Sillicon Valley.

Por otro lado, la existencia de plataformas como Netflix también está promoviendo que contenidos que antes se difundían gratuitamente en televisión abierta, estén siendo ahora elitizados a través de un solo proveedor de pago. Eso también implica que la línea editorial de esos contenidos también se está concentrando en menos personas y que será cada vez más difícil que contenidos locales puedan ser difundidos en dichas plataformas.

4._ Para muchas personas, generar políticas públicas que regulen el tema de Internet tiene un significado de censura ¿Qué piensa al respecto?

La liberalización absoluta del mercado ha demostrado que lo único que hace es dejar las puertas abiertas a la monopolización privada. La tendencia en todos los campos no regulados a nivel mundial y muy en especial el tema de la comunicación es a la creación de grandes conglomerados mediáticos. No es la excepción en internet. Incluso hoy difundir mentiras deliberadas en internet le genera a páginas virales hasta 10 mil dólares por nota falsa en ingresos por publicidad según un reciente reporte de la BBC. Es también necesario que los órganos que regulen la Internet y los medios de comunicación tengan una fuerte supervisión ciudadana y sean órganos colegiados independientes de los gobiernos.

Para finalizar, es preciso decir que necesitamos medios como el SINART en Costa Rica, que puedan operar de manera autónoma e independiente y que puedan ser observados por la ciudadanía para que la población pueda contar con medios que no respondan a intereses comerciales o políticos sino a su audiencia.

Al mismo tiempo es importante que en las escuelas y colegios se imparta formación en el consumo de medios de comunicación y la publicidad para que sea la gente quien pueda discernir sobre qué información es o no falsa.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

{jcomments on}