Ottón Solís explicó crisis financiera de Estados Unidos y sus efectos en Costa Rica

 

Solís es graduado en economía de la Universidad de Manchester.

 

Analizar y reflexionar sobre la crisis en Estados Unidos, su origen, efectos y medidas para mitigarla fueron los temas que abarcó el economista Ottón Solís Fallas en una conferencia organizada por la Escuela de Ciencias de la Administración y la Cátedra El país que necesitamos.

   


Para el especialista, asuntos como la desregulación bancaria, la situación económica de China, la avaricia de los entes financieros y de los consumidores fueron las causas que generaron dicha crisis.

  

Según Solís un elemento que influyó en gran medida para que se originara dicha crisis fue el refinanciamiento de las carteras de hipotecas, el cual se generaba mediante su venta a otros entes financieros, quienes las compraban sin realizar un análisis previo de los riesgos que ello implicaba.

“Por la filosofía de desregulación el sistema de Estados Unidos no se preocupó por analizar la calidad de esas carteras”, expresó.

Pero otro elemento que también tuvo un importante impacto fue el alto superávit comercial de China, el cual en los últimos cinco años alcanza un promedio de $300 mil millones.

Dichos fondos eran colocados en instituciones bancarias de primer orden, principalmente de Estados Unidos y propició que su mercado financiero se viera inundado de recursos.

Ello aunado a la desregulación, la avaricia bancaria y de los consumidores, permitió que los bancos tuvieran suficiente liquidez, facilitó los préstamos y bajó las tasas de interés.

El desarrollo de la crisis

A mediados del año pasado cuando se evidencia un sobreendeudamiento de los deudores de hipotecas y su incapacidad para pagar las deudas ante la caída del empleo y el ingreso, sumado al alza en los precios del petróleo y los alimentos, es como se detecta un primer síntoma.

Esto genera una primera fase de la crisis en la cual los bancos no reciben los pagos por las deudas y comienzan a rematar propiedades. Ello hace que estos se empiecen a preocupar y el gobierno norteamericano reacciona con bajas en las tasas de interés y con la presentación de un paquete de incentivos para inyectar dinero, incrementar la demanda agregada y recuperar la capacidad de pago.

“El paquete fue aprobado en pocos días con la esperanza de amortiguar, reducir o impedir la crisis, pero no fue así. La crisis realmente era aguda”, afirmó Solís.

Ante tal situación los entes financieros continúan experimentando problemas cuando los depositantes comienzan a retirar sus recursos al percibir que hay una crisis. De esa forma, algunas de estas instituciones quiebran o deciden no prestar más dinero, “se parquea toda la actividad crediticia”.

Así surge una nueva reacción del gobierno para mitigar la problemática. La primera acción fue la elaboración de un paquete crediticio para comprar hipotecas por un monto de $700 mil millones (28 veces el Producto Interno Bruto de Costa Rica).

Pero al no lograr que se recupere el mercado de crédito se impulsan diversas medidas contempladas en el mismo plan. Compra de carteras, bancos y aseguradoras, además de garantías a los depósitos privados, son algunas de ellas.

“Si la primera respuesta fue Keynesianismo (neoliberalismo, apertura) esta segunda respuesta es nacionalización, estatismo, intervencionismo del Estado. Lo que prevalece en las economías exitosas del mundo, como Estados Unidos, no es una ideología”, expresó Solís.

“Estados Unidos hace lo mismo de siempre. Ahora hay un sector en riesgo y lo esta protegiendo para que no quiebre. Entonces la filosofía es proteger al sector corporativo para que sea prospero bajo la perspectiva de lo que es bueno para este sector es bueno para todo el pueblo”.

“La lección es importante, los países ricos protegen a los suyos, no son ideológicos. Ellos solo someten a las fuerzas del mercado a los sectores que no están en riesgo, que no tienen competencia”, agregó.

Posibles efectos en Costa Rica

Una economía muy abierta, en la cual “hay cero control a la entrada y salida de capitales”, un pequeño mercado bursátil, la dependencia de los bancos públicos y privados a líneas de crédito, la necesidad de la economía de contar inversión externa y la disminución en la cantidad de remezas provenientes de Estados Unidos, son algunos de los motivos que colocan al país en un entorno de vulnerabilidad, según menciona el economista.

Pero igualmente cita otros motivos. “Hay otro conjunto de razones que hacen que nuestra economía sea doblemente vulnerable. Eso se debe a dos políticas puestas en práctica a partir de finales del 2006 como fue la revalorización del colón y reducir la tasa de interés”.

“Una revalorización de la moneda abarata lo importado y hace menos rentable exportar. Además, cómo un país con una escasez de ahorro va ha tener una tasa de interés que castigue ahorrar”.

“Somos especialmente vulnerables porque llegamos con una situación débil en materia de inflación y de cuenta corriente de la balanza de pagos, contrario a la mayoría de países de América Latina, exceptuando a Nicaragua y Venezuela”.

Solís Fallas expresó que ha propuesto al Presidente de la República una serie de medidas que “son duras para el consumidor”, para apalear los efectos de la crisis en Costa Rica.

Entre las acciones propone imponer rigurosas condiciones para el otorgamiento de crédito dirigido al consumo, abrir y extender los planes de financiamiento para las actividades productivas, solicitar a los bancos comerciales un plan de ampliación de plazos de pago de las deudas bancarias para evitar aumento de las cuotas y la mora, negociar créditos contingentes del sector público con instituciones multilaterales y gobiernos amigos, aplicar sobretasas a las importaciones de bienes suntuarios, limitar con restricciones cuantitativas las importaciones de productos de consumo, limitar drásticamente los gastos superfluos de los entes públicos y desarrollar una política agresiva de autoabastecimiento alimentario que reduzca importaciones y active la pequeña y mediana agricultura, entre otras.{jcomments on}